igalvit

Divagaciones de un informático loco

10 noviembre 2016

Probando Ubuntu Budgie 16.10

por Ignacio Galván Vitas

Revisando mis suscripciones RSS me he encontrado la buena noticia de que un nuevo sabor se incorpora de forma oficial a Ubuntu. Para mi se trataba de una distribución desconocida, así que me he puesto manos a la obra para probarla.

Este es un breve artículo de primeras impresiones, no una revisión exhaustiva, como siempre, lo mejor es que lo probéis por vosotros mismos.

Pros

En general, la interfaz de usuario es limpia, moderna, pero vistosa y sencilla. Además muestra una combinación equilibrada de colores tanto en el fondo de escritorio como en el resto de elementos.

La integración de las aplicaciones de GNOME como el Visor de imágenes es buena y casi parece que fueron diseñadas para este escritorio.

Un apartado que me ha gustado bastante son los applets y las notificaciones, creo que han creado una solución simple y elegante que permite disponer de mucha información sin que ocupe espacio en el escritorio, algo que es de agradecer.

Contras

La verdad es que este apartado va a ser mucho más largo de lo que quisiera.

La integración con algunas aplicaciones como LibreOffice no es del todo correcta, al menos desde mi punto de vista.

La elección de Geary como cliente de correo frente a otras opciones más potentes como Thunderbird tampoco parece acertada.

La aplicación de calendario . En mi caso no pude conectar a una cuenta de Microsoft Exchange para sincronizar mis calendarios, lo que no es muy alentador.

Existen errores poco comprensibles, como que algunas aplicaciones se muestren en el idioma inglés a pesar de que el sistema esté configurado para el idioma español o que muestre temperaturas en grados Farenheit o distancias en millas. Parece un tontería, pero para muchos usuarios no lo es, y menos cuando se intenta ofrecer una imagen de sistema completo e integrado.

Resumen

En resumen, sinceramente me he quedado con un sabor agridulce, esperaba encontrarme con un producto que marcara alguna diferencia significativa respecto a los distintos sabores ya disponibles, pero realmente creo que solo veo un GNOME con una imagen diferente, pero que tampoco aporta nada que me haga sorprenderme. Además tiene algunos errores de bulto como los problemas de integración de las aplicaciones con el idioma español.

Esperemos que con su incorporación a la familia oficial de Ubuntu, se corrijan estas deficiencias y alcance un grado de madurez tan alto como sus hermanos mayores.

etiquetas: Ubuntu